El ahogo progresivo de la miseria: Techo y comida

Techo y comida, como la propia crisis, te atrapa y te pone los pies en el suelo de forma progresiva y brutal. Si te gusta el cine social tienes que ver Techo y Comida: retrato austero, riguroso y doloroso de la crisis socio-económica que sufrimos en España.

Techo y Comida se sitúa en Jerez de la Frontera en 2012 y retrata el día a día de Rocío, una joven madre soltera, sin familia y sin trabajo desde hace 3 años.  Con ella vas sintiendo como ningún esfuerzo es suficiente para evitar que todo siga empeorando. Sin una fuente de ingresos estable los problemas se suceden y los días pasan tratando de resolver las necesidades básicas de su hijo, primero, y de ella en segundo lugar. Hablamos de tener un vaso de leche para cenar, y agua con la que asearte. La situación empeora y Techo y Comida te muestra con gran destreza cómo la miseria se va apropiando de tu vida sin que puedas detenerla. Lo llaman crisis y hacen que nos olvidemos de que funciona como las enfermedades degenerativas más agresivas: te aleja de la sociedad, hasta aislarte y ahogarte.

Gran dirección y gran guion

Techo y Comida es capaz de relatar todo este proceso de exclusión social empleando la riqueza del lenguaje audiovisual.

Llama la atención la gran capacidad de Techo y Comida para contar el paso del tiempo. Parece que simplemente es un día tras otro, pero está contando una historia a la largo de meses. Y lo hace de forma clara, pero con detalles muy bien integrados en la trama. Otra genialidad –atroz pero fiel- de la película son los múltiples detalles en los que se muestra cómo la situación de Rocío y Adrián cada vez es más extrema hasta llegar a robar bastoncillos o un poco de gel.

techo y comida regalo camiseta eurocopa

En el desenlace, la película hace dos metáforas visuales que son desgarradoras y mágicas. No necesitan qué nadie diga nada. Dejan al espectador encarando la realidad y sin poder escapar, para que simplemente enfrente por sí mismo lo que sucede. Me encantaron. (Si no has visto la peli, sáltate este párrafo). La primera es cuando Rocío le dice a Adrián qué día deben irse del piso. Mientras de fondo todos los españoles celebrábamos los goles de la selección española de futbol en la Eurocopa de 2012. La segunda metáfora es la escena de cierre de la película en sí. No puedes parar de preguntarte qué va a ser de Rocío y de Adrián, a dónde van ahora. Simultáneamente se recorre la casa vacía que acaban de dejar atrás.

Techo y Comida es honesta, como la realidad.

En Techo y Comida no personas buenas y malas. Es la crisis, que está por todas partes y no hace más que empeorar las cosas. La familia que te echa del piso también tiene a alguien en riesgo de quedarse en la calle porque también se quedó sin trabajo. Igual su empresa, como la que supuestamente te iba a contratar, acaba quebrando. La crisis lo alcanza todo y lo devora.

También es honesta con sus personajes. Adrián, que es adorable, también llega a culpar a su madre por lo que padecen, y es que es un niño, y los niños también son crueles. Rocío, además de madre, también es muy joven y hay mucho que desconoce. Trata de mantenerse a flote como puede. Pero es un retrato realista que si se queda dormida y llega tarde al trabajo de Compro Oro, dirá que su hijo está enfermo, aunque sea mentira. Es honesto que la acaben desahuciando porque cuando pide ayuda ya es demasiado tarde para reclamar nada. Es humano que utilice el cheque comida para comprarle un regalo de cumpleaños a su hijo.

La ficha

techo y comida natalia de molina goyaTecho y Comida es una película española de 2015. Está escrita y dirigida por Juan Miguel del Castillo y protagonizada por Natalia de Molina.  Por este trabajo Natalia recibió el Goya a la Mejor Actriz Protagonista. Así se convirtió en la actriz más joven en conseguir 2 Goyas. En 2014 había ganado el de Actriz Revelación por Vivir es fácil con los ojos cerrados, de David Trueba. Techo y Comida también estuvo nominada por Mejor dirección novel y Mejor canción original en los Goyas de 2016. En el Festival de Málaga obtuvo también el premio a la Mejor Actriz, además del Premio del Jurado.

Además de Natalia de Molina, que lleva el peso de la cinta interpretando a Rocío, y Jaime López que interpreta a su hijo Adrián, Techo y Comida cuenta con otros grandes actores: Mariana Cordero, Manuel Tallafé, Mercedes Hoyos, Gaspar Campuzano, Montse Torrent y Natalia Roig.

Techo y Comida está disponible en Movistar + . Puedes ver el trailer aquí. ¿Ya la has visto? ¿Te ha gustado tanto como a mí?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *