¿Está Taboo mal contada?

Taboo es una miniserie ambientada en el Londres de 1814. Producida por BBC 1 y FX, son 8 episodios de algo menos de una hora cada uno. Esta creada por Steven Knight (creador de Peaky Blinders), Tom Hardy y Chips Hardy, su padre. En España está disponible en HBO.

Ya se ha confirmado que habrá segunda temporada de Taboo. Aunque tanto Hardy como Knight han declarado que tienen ideas hasta una posible tercera temporada.

Taboo se caracteriza por su protagonista y su ambientación. Su atractivo, y en mi opinión también su flaqueza, es su estructura narrativa. No sé si funciona la manera en que nos desvela la historia que quiere contarnos.

taboo hardy llegandoDurante los 8 episodios que dura esta primera temporada seguimos las idas y venidas de un personaje muy particular: James Keziah Delaney. James está de regreso en Londres por el fallecimiento de su padre. El personaje, interpretado por Tom Hardy, es huraño, solitario, poco hablador, corpulento e imponente. Perdido en África desde hace años, había sido dado por muerto. Su carácter, la fama de su familia y su propia leyenda hacen que la gente le tema, refiriéndose a él directamente como el Diablo.

Desde las primeras escenas se conocen las bases que darán pie a la temporada. Su hermanastra, las particularidades de su familia y la herencia de su padre. Ésta determina la posesión de un terreno clave en suelo americano: el estrecho de Nutka. Este terreno dará pie a que entren en escena grandes instituciones de los inicios del siglo XIX: la Compañía Británica de las Indias Orientales, la Monarquía Británica, y los americanos. No te asustes con tanto gran nombre, porque las tres (especialmente la primera) están genialmente retratadas en Taboo a partir de los fantásticos personajes que trabajan para ellas.

Grandes actuaciones y personajes memorables

Pese a que el interés por el estrecho de Nutka sea un tema político, es interesante cómo la lucha por su control se ve determinada por los intereses personales de cada uno de los implicados. Así Taboo retrata a estas grandes instituciones de forma muy humana y poco abstracta, caracterizadas sin remedio por el carácter y moral de quiénes trabajan para ellas.

Taboo Jonathan Pryce Gorrión Supremo Juego de Tronos presidente de la Compañía de las Indias 2De hecho, los actores y sus interpretaciones, son una de las grandes bazas de Taboo. Tras Tom Hardy como mega protagonista, la serie cuenta con un extenso elenco de secundarios que bordan cada escena. Excepto su hermana. El personaje de Zilpha Geary (interpretado por Oona Chaplin, que fue la mujer de Robb Stark) está tan mal, que he llegado a pensar que tiene que ser intencionado.

El resto del reparto es memorable y los personajes me han encantado. Brace, el mayordomo interpretado por David Hayman de El niño con el pijama de rayas. La inteligente “madrastra” Lorna Bow, que con sus vestidos ponía esos maravillosos puntos de color rojo sobre el fango negro del puerto (interpretada por Jessie Buckelye). La prostituta Helga von Hinten (Franka Potente de mi adorada Corre Lola Corre) y Winter. Jonathan Pryce (nuestro adorado Gorrión Supremo en Juego de Tronos) como el presidente de la Compañía de las Indias; Godfrey, el apuntador travestido. También el americano de los tintes (Doug Stamper de House of Cards) y muchos otros reconocidos actores y memorables personajes.

La magia del viejo sucio Londres

En Taboo es una delicia la ambientación y el diseño de producción. Gracias a ellos, y reforzado por una fotografía e iluminación muy intencional, Taboo transmite el ambiente del Londres de 1814, en el que todo tiene un doble rasero. Además de la hipocresía que caracteriza la doble moral de la época. También se muestran como polos opuestos el mundo de los pobres y de los ricos. Genial contraste de uno y otro en cada detalle de los hogares, las ropas, e incluso los barrios en los que se mueven los personajes.

taboo principe regente Mark GatissDe Taboo también me ha fascinado el minucioso detalle para transmitir la suciedad, en línea con los hábitos de higiene de la época. Los personajes de origen más humilde tienen los dientes amarillos, sus ropas son harapos sucios, llevan el pelo graso y manos y uñas ennegrecidas. También me ha encantado el retrato de la zona del puerto, puro fango y barro, con apenas unas chozas alrededor como únicas instalaciones.

Una forma de contar que no acaba de funcionar

En Taboo los personajes y la ambientación son excelentes, pero el guion es un poco particular. Desde luego no se puede decir que tenga un ritmo trepidante, y se ha acusado a la serie de lenta. Pero no es que no pasen cosas. Sino más bien que su ritmo está marcado por el modo en que Taboo te cuenta lo que sucede. La narrativa sigue a su protagonista y te pone, como espectador, en el mismo punto que aquellos que viven junto a él. Solo alcanzan a conocerlo por retazos, incapaces de ver su totalidad.

Es cierto que no saber realmente cuáles son los objetivos o intenciones de James Delaney va en coherencia con su propio carácter. Pero como espectador llega a agotar un poco, porque esa sensación acaba trasladándose al propio relato que hace Taboo. Disfrutas mucho viéndola, pero no sabes a dónde quiere llegar ni lo que te quiere contar.

taboo Godfrey, el apuntador travestidoAl desgaste por no saber a dónde va la serie, se le une una trama de conspiraciones que acaba volviéndose demasiado enrevesada por cómo se relata. Es divertido descubrir las debilidades y puntos flacos de los involucrados, y cómo los intereses de unos y otros entran en conflicto. Pero el espectador siempre va un paso por detrás del protagonista, que cansa de lo listo que es. La forma en que descubrimos las artimañas y chantajes de James Dalaney siguen el estilo de Sherlock Holmes. En su conclusión, todo tiene sentido y encaja, pero no puedes verlo hasta que ya ha sucedido. Así que agota un poco.

Buen cierre, preparando la segunda temporada de Taboo

El cierre de la primera temporada ha estado bien. A pesar de que parece que a algunas tramas más que cerrarlas,  se las han quitado de encima apresuradamente. Y en consecuencia, no se entiende muy bien su peso en la temporada. Pero bueno, en general Taboo ha sido capaz de dar un cierre redondo a los conflictos. Y ha dejado la historia en un punto lo suficientemente interesante como para ver la segunda temporada.

¿Ya has visto Taboo? ¿Qué te ha parecido? Si no la has visto, ¿te vas a animar a verla?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *