Madre! compleja y desconcertante

Comentario sobre Madre! (mother!). La nueva película de Darren Aronofsky (El cisne Negro, Réquiem por un sueño), que en esta ocasión dirige y guioniza. Madre! está protagonizada por Jennifer Lawrence y Javier Bardem, matrimonio que recibe la vista de una extraña pareja (Michelle Pfeiffer y Ed Harris). A partir de ello la película se define como thriller psicológico de terror, pero todo es más complejo. Reducirla a una sinopsis no le hace justicia.

Hablaré de lo que me ha parecido, y cuál ha sido mi experiencia con esta película. Lo haré sin haber leído opiniones sobre ella. Así que vamos a ello, que estoy deseando descubrir cómo la pone la crítica.

Intensa, complicada y desconcertante

madre mother arofsky pfeiffer harrisMadre! es una película intensa y complicada. Desde luego convencional no es. Ni fácil. Y para desespero del espectador se recrea en una constante incertidumbre. Los protagonistas son extraños (Jennifer Lawrence y Javier Bardem). Pero también son insólitas las personas que los visitan (Michelle Pfeiffer y Ed Harris). Y todo lo que sucede.

La película es puro desconcierto. No tiene que gustarte, ni lo pretende. Ni te da tiempo de decidirlo (yo aún no lo he hecho). Pero ese desconcierto es su máximo valor. Es intencional y está llevado al límite con maestría. El director lo busca, lo consigue, y lo explota. Te lleva a donde quiere llevarte, que es forzarte a perderte y agotarte, jugando con el ritmo como en una montaña rusa. Todo con el objetivo de que al final de Madre! ya no puedas resistirte. No entiendes qué les pasó a los protagonistas, ni  ves qué te quiere contar la película hasta el acto final, en el que tampoco llegas a saberlo con certeza. Pero para ese entonces ya estás preso de ella.

Desde la primera secuencia en Madre! no cesa la inquietud y tensión creciente. Madre! te hace dudar de todo: ¿es él el malo? ¿Es ella? ¿Son ellos? ¿Quién es esa gente? ¿Está loca? ¿Está drogada? ¿Delira? ¿La drogó él?

Un punto de vista único y extenuante

Todo se narra desde el punto subjetivo de la protagonista, Jennifer Lawrence, de la que no te alejas en las dos horas que dura Madre!. En una interpretación que a mi criterio resulta brillante. Este subjetivismo se lleva hasta el punto de resultar agotador y extenuante. Hay varias secuencias en las que sigues su mismo recorrido visual. E incluso te mueves con ella, tanto que no llega ni a enfocarse el plano con nitidez.

madre mother bardem lawrence

Él es Javier Bardem. Su pareja, su marido, el escritor, poeta. Él. De hecho, no tiene otro nombre. Y como suele ocurrir con los papeles de Bardem, su sola presencia intensifica la sensación de inseguridad y peligro. En Madre! nunca dejas de estar alerta.

Montaña rusa extrema

madre mother arofsky cartel posterDurante la primera mitad tiene lugar la presentación de personajes. Ellos son una pareja. Y comienzan a llegar visitantes casuales, que provocan que sucedan ciertas cosas. Así se construye una primera mitad estrambótica. Hasta el punto de que, justo antes de que cambie de ritmo, yo estaba al límite de aburrirme del todo y calificar definitivamente a la película como mala. Pero entonces Madre! se da la vuelta.

Aumenta el ritmo, inagotable, y te pega una paliza. Narrativamente se vuelve loquísima, pero de una manera tan magistral que todo lo que has visto durante la primera mitad y estabas a punto de calificar como malo, cobra sentido. Solo era una cuesta abajo hacia la negrura de la pesadilla.

Esta parte final me pareció sobresaliente. Es una pesadilla, un giro al infierno sin límites: acoso, avalancha, el fervor religioso, las guerrillas, las trincheras. Además el final acaba convirtiendo la historia en redonda, lo que da mucho gusto para aquellos que, como yo, disfrutan de su pequeño principio de trastorno obsesivo compulsivo.

¿Vale la pena ver Madre!?

¿Recomiendo Madre!? Sí, pero no es para todo el mundo. Porque no es convencional. Y su particular estructura narrativa, que no te narra nada estrictamente, te está empujando a irte toda la película. Pero para quien le guste el cine como medio en si (no solo como herramienta –sustituible por cualquier otra- para contar una historia) sí que recomiendo encarecidamente verla. Y a poder ser en pantalla grande, ya que la tensión e intensidad se construye en gran medida desde el sonido.

La primera mitad tiene unos sonidos de cuerda (¿chelo, violín?) intensos y desgarradores. Pero creo que en la segunda mitad de Madre! no hay nada de música, ni banda sonora. Hasta los títulos de créditos finales, lo único que oyes es la propia respiración de Jennifer Lawrence y los sonidos de una casa vieja. Maderas y bisagras. Hasta enloquecerte.

madre mother arofsky jennifer lawrence

Aun sin decidir del todo si me ha gustado o no (va a ser que sí) me alegro de haber visto Madre! Es de esas que aunque no sepas que opinar, sientes que el dinero de la entrada está bien invertido. (Yo pude ir a una proyección en versión original. Espero que el doblaje esté a la altura).

¿Qué significa el final de madre?

Interpretar Madre! no es sencillo. Venderse como thriller de terror es una cuestión formal. Y cubre la necesidad de rellenar la etiqueta. Al final la historia es un cuento de fantasía, como la de las habas y el gigante, con su alegoría. Madre! es toda subtexto. Y, honestamente, yo no soy la persona más indicada para desentrañarlo. Soy un espectador que tiende a lo explícito. Y en Madre! nada lo es. Tanto es así que hasta para mí se hizo evidente que en el aire flotaba: ¿qué quiere contar Aronofsky? ¿A dónde nos quiere llevar?

madre mother arofsky cartel poster dosEl cierre de la película, junto al monólogo de Bardem, terminan dándole una explicación explícita que no sé si creerme del todo: la búsqueda infinita de los creadores por la perfección. Pero Madre! te deja dándole vueltas a muchas más cosas: el egoísmo que hay en esa búsqueda de perfección. Los fantasmas que atormentan a los creadores, ansiosos de más, para poder seguir creciendo. Monstruos incansables, deseosos de repetir la misma historia hasta hacerla más relevante para su propia obra. Sin importar nada más.

Madre! también me hizo pensar en la ceguera del amor. El cuento de dar todo hasta el final, hasta que no quede nada más que cenizas. Y que resulte que si así lo haces, si lo das todo, pierdes tu propia identidad. Te conviertes solo en herramienta, tú mismo ya no importas.

Con Madre! también sentí la angustia de tener que estar poniendo límites. La tensión que provoca explicar lo que no quieres para ti, mientras a los demás no les importa en absoluto.

¿Habrá Oscars para madre!?

Madre! no es en absoluto una película del estilo que gusta a los Óscars.

madre mother arofsky jennifer lawrence dPero puede ser que consiga algunas nominaciones. Espero que entre en sonido, aunque será difícil llevarse algo ahí compitiendo con la magistral Dunkerque. Otra posible nominación sería la de interpretación para Jennifer Lawrence. ¿Serán tan atrevidos los académicos de nominar guion? Puede ser que incluso nominen a Darren Aronofsky a dirección, pero no creo que entre a competir como Mejor Película.

Bueno, en resumidas cuentas creo que madre! puede ser una fantástica experiencia para aquellos que disfrutan del cine per se. Para los cinéfilos que disfrutan de con apuestas arriesgadas y diferentes. Lo entiendas o no. ¿Te animarás a verla? O si la has visto, cuéntame qué te ha parecido y como la interpretas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *