Temporada 2 de Master of None: Me quedo con la más fea

La temporada 2 de Master of None me ha hecho sentir sola. Debo ser la única persona en el mundo a la que le ha gustado, pero solo normal. No me arrepiento de incluirla en los imprescindibles de mayo, porque eso no cambia y estaba deseando que se estrenase. Pero una vez vista, tengo que reconocer que no me ha fascinado ni me ha parecido indispensable. Sin embargo, todo lo que leo o escucho sobre la temporada 2 de Master of None la pone por las nubes. Me siento como si estuviese en una habitación rodeada de gente que bebe café con el meñique levantado. Seguro que a muchos les sale como acto reflejo… pero ¿a todo el mundo?

Y no es que sea hatter por oposición. Si la temporada 2 de Master of None no me ha parecido sublime es por los motivos que explico. Eso sí, primero voy a comentar los aspectos que indiscutiblemente destacan en la nueva temporada.

>> Artículo libre de spoilers.

La bella temporada 2 de Master of None

La temporada 2 de Master of None ha brillado por su ejecución técnica, suponiendo un gran salto con respecto a la temporada anterior. La fotografía, la dirección, e incluso la interpretación de su protagonista han mejorado exponencialmente. (Magnífico cómo aguanta el plano en ese largo final de capítulo en el taxi). Además, las referencias cinematográficas e incluso la experimentación de formato a lo largo de la temporada también han sido dos de los grandes valores destacados -y con razón,- por la crítica.

Temporada 2 de Master of None precioso parque dev francesca

Además de la forma, también ha habido perlas en el contenido de la temporada 2 de Master of None. Mi favorita es la amistad entre de Dev y Arnold, que adoro. De hecho las relaciones en Master of None suelen mostrar a gente “emocionalmente sana” que construye relaciones saludables.

Unido a esto, también se destaca la forma en que se trata y se habla de las mujeres. A pesar de que mucha de su trama tiene que ver con citas, ligoteo y relaciones esporádicas, en Master of None no se hace un tratamiento sexualizado de la mujer. Parece mentira que esto tenga que destacarse. Pero está más que justificado por lo anecdótico que resulta dentro de una ficción tan abundante como la actual.

temporada 2 de master of none death castleLa comida, el goteo de momentos cómicos y la reflexión sobre temas importantes también han estado presentes en esta segunda temporada. Pero es por esto último que mi valoración de la temporada 2 de Master of None no alcanza los niveles de la primera.

La esencia de Master of None

La primera temporada de Master of None me pareció fabulosa por la forma en la que analizaba temas cotidianos. En ella, a partir de situaciones aparentemente intranscendentes, cada capítulo te forzaba a ponerte en la piel de otros y ver temas básicos desde muy diversos puntos de vista. La primera temporada de Master of None logra sorprender al espectador por la inesperada profundidad de su discurso. Y la forma en que te lleva con él.

Todo esto en solo 20 minutos, y con magistral naturalidad y sutileza. Además, aborda un tema distinto en cada uno de los 10 episodios de su primera temporada. Alternado a su vez con una trama de toda la temporada que crece y evoluciona, manteniendo la frescura por capítulo.

Esto para mí fue la esencia de Master of None. La que la hizo única, original y atrevida. Y estos elementos no están en la temporada 2 de Master of None. Sí, se habla de temas importantes, pero su planteamiento es obvio. Se pierde la sorpresa sutil y natural que se construía en la primera temporada. Así mismo, los capítulos están más aislados, quedando los temas tratados más inconexos y perjudicando al discurso completo de la temporada, con lo que tampoco funciona tan bien como en la primera.

La trama romántica tampoco me enamora

temporada 2 de master of none dev francesca.jpgEn la temporada 2 de Master of None, la trama romántica de Dev vuelve a ser la pieza que articula el discurso de la temporada en su conjunto. Pero en ello también pierde la fuerza que tenía en su primera temporada. En aquella, cada paso de la relación suponía un nuevo tema del que hablar. En esta segunda temporada relata la historia de un amor en su mismo estado todo el tiempo. Capítulo tras capítulo narra lo mismo. Los protagonistas son muy tiernos y los encuadres, preciosos. Pero en mi opinión falta chicha. De hecho, no entiendo el reto de enamorarse de alguien bellísimo y perfecto. Está bien narrado, es una historia de amor, pero esto no es lo que vi en Master of None.

La primera temporada de Master of None no estaba tan bien hecha como su segunda. Pero a mí me resultó mucho más enriquecedora, atrevida y original que la segunda. Quizá es una cuestión subjetiva de cada espectador sobre el equilibrio entre el fondo y la forma. Y yo desde luego tiendo a poner la forma al servicio del fondo.

Así que por todo ello no me queda más que afirmar que yo, sin duda, me quedo con la más fea: la genial primera temporada de Master of None.

Y ¿tú?, ¿eres más de forma o de contenido? ¿Habrá alguien ahí fuera que piense como yo? Tanto si es así como si no, anímate y cuéntame qué te ha parecido la segunda temporada de Master of None. Espero tus comentarios.

 

Master of None es una producción original de Netflix y está disponible en su catálogo para España.

2 thoughts on “Temporada 2 de Master of None: Me quedo con la más fea

  • 6 julio, 2017 en 08:20
    Permalink

    La primera temporada me encantó; además di con la serie casi por casualidad, cuando todavía no se conocía mucho, y fue un gran descubrimiento. De la segunda solo he visto el primer capítulo y la verdad es que no me “enganchó” para seguir viendo el resto. Y ahora me da pereza ponerme con ella pero, al mismo tiempo, quiero verla porque la primera me gustó taaanto.

    Me ha encantado el post. ¡Y el diseño del blog! ?

    Responder
    • 8 julio, 2017 en 12:30
      Permalink

      ¡Hola Cintia!
      Yo también disfruté como una enana de la primera temporada de Maste of None. Como has leído, no sé si insistirte en que veas la segunda… la trama romántica tiene un peso muy distinto al de la primera. En aquella me pareció que era muy refrescante la forma en que exponía distintos temas en cada episodio, y eso he echado de menos precisamente en esta segunda.

      He leído en tu web que te va la literatura juvenil. En series es un género que ha tenido buenas representantes este año. Así que si me gustaría nombrarte Sweet Vicious. Quizá no hayas oído hablar de ella y tiene una premisa muy buena, además de una realización impecable. Esta temporada también ha tenido mucha repercusión Por trece razones (13 Reasons Why), de la que seguro si has oido – y no poco, jejeje-

      Sin duda, quiero aprovechar para recomendar tu web, y tus interesantes (y honestas) reseñas de libros https://sinhacheintercalada.wordpress.com/

      Gracias por los halagos y por pararte a comentar ¡Saludos! 🙂

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *