The Night Of no es mala, por poco

Estar bien hecha no es suficiente. The Night Of no es mala pero, poco le falta. Que no te engañen ni te hagan perder el tiempo: The Night Of no es la serie del verano.

Esta serie parece lo que es: una peli de abogados de los 90, convertida en serie, fuera de su tiempo y alargada. Y si va a terminar como Las dos caras de la verdad (1996) ya lo hemos visto. Y mejor.

Lo mejor: el eczema. Hablo en serio.

The night of es mala Nasir Khan Riz Ahmed John Turturro John Stone cabeceraThe Night Of está creada por Steven Zaillian y Richard Price. Ambos son “gente de bien”: conocidos y con largas carreras a sus espaldas. Zaillian, que dirige casi todos los capítulos de The Night Of, ha trabajado sobre todo como guionista. En 1993 ganó el Oscar a mejor guion por La lista de Schindler, dirigida por Steven Spielberg.

Y ahí está el nexo que quería encontrar: The Night Of me ha recordado mucho a El puente de los Espías (2015). Para mal. Por la sensación de vacío en carcasa bonita que te dejan ambas. La peli se deja ver, como le pasa a la serie. Pero te olvidas de ellas un segundo después de terminar de verla. Solo falta que en lugar de Turturro, el abogado fuera Tom Hanks. Pero si fuera él, no padecería eczema, que prácticamente se convierte en lo único interesante de esta propuesta. Y lo digo en serio. Ver como una “enfermedad menor” condiciona tanto la vida del abogado Jack Stone es interesante y un tema original.

Los títulos de crédito son lo segundo mejor de la serie, después de lo del eczema. Lo malo de que la cabecera sea tan buena es que aumenta unas expectativas que luego la serie no cumple.

The Night Of no es mala, pero no me cuenta nada

Ya en el primer capítulo, The Night Of  tiene planos detalle exageradamente largos que te sacan totalmente de la trama. Alargar lo innecesario sigue sucediendo en el resto de episodios. Tampoco ayuda que todo parezca ser una historia muy convencional y predecible. Ni lo mejora el hecho de que se sustente sobre personajes planos que únicamente funcionan como clichés: poli bueno y solitario sin vida familiar, polis malos de relleno, abogada de éxito únicamente interesada en la fama, joven abogada-princesa impresionable que desplegará su carrera, fiscal implacable…

El protagonista, Nasir Khan (Riz Ahmed) tampoco tiene desperdicio. En el primer capítulo es un pardillo empollón que apenas ha perdido la virginidad. Cuatro episodios más tarde es el más chulo de toda la cárcel, aliado de los que parten la pana (sí, así de macarra malo) y encima está todo cachas. Es demasiado malo para que esto intente ser una paradoja sobre cómo en la cárcel Nasir consigue lo que no había logrado fuera: integrarse en el grupo de los negros que molan. No me puede estar contando eso. El ritmo narrativo de The Night Of es pésimo. Y los personajes son auténticos clichés.

The night of Nasir Khan Riz Ahmed

Racismo de postín

También me ha parecido muy pretencioso de The Night Of la forma en la que habla del racismo. Me da la impresión de que se cree ser la primera en mostrar a negros siendo racistas. Su intento resulta bastante patético: en primer lugar por la contradicción que supone tratar de hablar de racismo mientras utiliza todos los tópicos habidos y por haber en sus personajes.

Y segundo lugar, porque precisamente el racismo se ha trabajado últimamente de forma profunda y magistral en otras series como:

  • American Crime. Muy recomendable sus dos temporadas, que hablan de las tensiones raciales desde distintos prismas.
  • Orange is the New Black. Con un tono muy diferente al anterior. El racismo siempre ha estado presente en la cárcel de Litchfield, pero es que en esta última cuarta temporada es uno de sus temas principales, y afecta a prácticamente todos los personajes.
  • El pueblo contra O.J. Simpson (American Crime Story). Al fin y al cabo la historia de O.J. es la explosión de la historia de un país marcada por el racismo.

La moda de las series

Con The Night Of tengo la sensación de que el único motivo para hacer esta serie fue que hacer series está de moda. Hay tanta producción que ya no es suficiente con un gran presupuesto, grandes nombres y cadenas de prestigio. Las series no son películas de duración extra larga. Para que una serie destaque hay que hacerla bien dentro de sus propios códigos audiovisuales.

Por cierto, The Night Of se basa en la serie de la BBC Criminal Justice, de 2008. No he visto la serie inglesa (lo haré pronto) pero da igual de donde venga, cuantos millones cueste, qué canal lo emita o qué renombres haya detrás. Cuando veo algo en televisión, tiene que funcionar por sí mismo y no creo que The Night Of lo haga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *